Del esplendor a la decadencia urbana

DEL ESPLENDOR A LA DECADENCIA

Urbanismo en el siglo de oro

Sevilla conoce su momento de apogeo en el siglo XVI, cuando disfruta del monopolio del comercio con América, alcanzando la importante cifra de 120.000 habitantes. La prosperidad económica y mercantil tuvo su natural repercusión en un conjunto de reformas y construcciones para tantos centros administrativos como se instalan en la Ciudad, con las que mejoró en su urbanización y belleza monumental.

El Cabildo municipal tomó importantes disposiciones para regular la construcción de casas particulares y edificios públicos. Así, se procuró el ensanche y alineación de las calles; se despejó de edificios el entorno de la Catedral y el Alcázar; se mejoró la pavimentación y empedrado de las calles principales o se pusieron fuentes públicas, como la de Mercurio de la Plaza de San Francisco; y se reformaron las principales puertas de la muralla. Pero, la reforma urbana más importante fue la que saneó, y transformó en un hermoso paseo poblado de álamos y otras especies, el lugar conocido como La Laguna. Esta, producto de las aguas estancadas por las crecidas de un antiguo brazo del río, dio lugar a la Alameda de Hércules, uno de los primeros paseos arbolados del mundo moderno.

En el primer tercio del siglo se construyeron edificios públicos tan importantes como el Ayuntamiento; se culminó la Catedral; y en el último tercio se levantó el edificio de la Casa Lonja. De este siglo son el Hospital de las Cinco Llagas, la Casa de la Moneda —Ceca de la ciudad— y algunos de los mejores palacios, como la “Casa de Pilatos” o el Palacio de las Dueñas.

Los siglos de la decadencia

Durante la segunda mitad el siglo XVII se inicia la decadencia de la Ciudad, que se acentúa con el transcurrir del mismo. Se produce una notable despoblación tanto por los muchos vecinos que se ven obligados a emigrar a Indias, como por la grave epidemia de peste padecida por la Ciudad. El estado de conservación de la urbe llegó a ser alarmante. La ciudad fue dañada por inundaciones y un terremoto, arruinándose muchos edificios. Al otro lado de las murallas se acumulaban basuras y escombros hasta formar verdaderas colinas. A pesar de todo, es el siglo en el que se construyen numerosos edificios religiosos y civiles como la iglesia del Sagrario o el Palacio Arzobispal.

En los primeros años del siglo XVIII, a las dificultades en España de la Guerra de Sucesión se añadieron frecuentes inundaciones y hambres. En estas condiciones tuvo lugar el definitivo traslado a Cádiz en 1717 de la Casa de Contratación, consumándose la pérdida de la primacía comercial de la ciudad. Y se extinguen diversas industrias textiles de las numerosas con que contaba Sevilla. Tras el terremoto de 1755 llegó a prohibirse la construcción extramuros. Por todo ello, la población censada a mediados del siglo no alcanzaba los 80.000 habitantes, notoriamente inferior al siglo XVI.

Las reformas urbanas del siglo XVIII, impulsadas por el Asistente Pablo de Olavide, consistieron en obras de alcantarillado e instalación de fuentes, y los primeros ensayos de alumbrado público. Se emprendió la apertura de calles rectas, como Castelar —sobre el compás de la Laguna— y el embellecimiento de paseos como el de Las Delicias. Las obras de defensa del río —el Patín de las Damas— o en el muelle de la Torre del Oro recibieron un gran impulso. Es el momento en que se construyen grandes edificios, como la Real Fábrica de Tabacos —el mayor edificio fabril de la Península—, el Colegio Náutico de San Telmo o la Fundición de cañones de San Bernardo. Pero, la aportación más trascendental del siglo al urbanismo de la Ciudad fue el levantamiento, en 1771, del Plano de Olavide, primer plano topográfico de Sevilla.

One Response to Del esplendor a la decadencia urbana

  1. Muchísimas gracias, estoy estudiando 2º ESO en Mairena del Aljarafe y necesitaba información del desarrollo urbanístico de Sevilla en el siglo XVI, me alegra haberla encontrado tan organizada. Da gusto tener páginas como esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: