De la posguerra a los años 50

DE LA POSGUERRA A LOS AÑOS 50

El Plan de ordenación de 1946

Al finalizar la Guerra Civil, Sevilla superaba los 300.000 habitantes. Sin embargo, la ciudad experimentó pocas transformaciones en los primeros años de la década de los cuarenta. Surgen barriadas de baja calidad y de escasa importancia, como la de Pedro Parias o la Huerta del Pilar, que vinieron a paliar situaciones conflictivas ante la escasez de viviendas y el aumento de población; también empezarán a crecer dos lejanos núcleos: Torreblanca y Bellavista. En 1945 Sevilla alcanzaba una superficie de 946 Has.

El Plan General de Ordenación Urbana de 1946 pondrá especial énfasis en la construcción de un sistema de rondas de circunvalación. Sin embargo, sus propuestas y previsiones no se cumplirán hasta nuestros días, aunque se llevaron a cabo actuaciones de tamaño reducido sin ninguna conexión entre sí. Fruto de la labor urbanística de estos años son la Autopista de San Pablo como acceso más importante a la ciudad, la Avenida de Felipe II como enlace con la Universidad Laboral de reciente creación, y la corta del Río en Chapina para freno de las inundaciones y enlace con Huelva. El ensanche de la calle Imagen supuso un intento de reforma interior del Casco que no se culminará, y preveía la creación de dos vías centrales de comunicación interna.

La actividad de los años 50

A partir de los años cincuenta, al mejorar sensiblemente la situación política y económica del país, Sevilla se verá inmersa en una intensa actividad constructiva, alcanzando los 375.000 habitantes. Por la acción de organismos oficiales y la actuación inmobiliaria privada se levantarán más de 43.000 viviendas que mejorarán la difícil situación del alojamiento popular. En esta década se produce el abandono del uso residencial del casco antiguo. Hasta este momento, las familias acomodadas residían en las casas tradicionales del centro o en los palacetes edificados en los recientes ensanches; el resto eran viviendas colectivas ocupadas por los niveles inferiores de la población. Los bloques de pisos del Prado de San Sebastián serán los primeros habitados por las clases acomodadas que, convencidas de sus ventajas como forma de vivienda y de inversión, abandonan el Centro. El mismo fenómeno se producirá en Los Remedios o en las inmediaciones de Nervión con unos pisos de lujo, nuevos símbolos de prestigio social. Este hecho contribuyó a la decadencia del casco antiguo y a su proceso de envejecimiento y ruina.

En el Sector sur se ubicarán los pabellones del Hospital General de la Seguridad Social y del “Campus” universitario, así como la Barriada de Bami. La Avenida de Felipe II comienza a ser ocupada con barriadas como el Tiro de Línea o los Diez Mandamientos. En la Zona este surgen las barriadas de La Juncal, El Plantinar, La Candelaria, Los Pajaritos, el Nuevo Amate o la parcelación de La Plata. Muchos de estos proyectos eran de exiguas dimensiones —caricatura de una auténtica vivienda—, pero con las precisas dotaciones domésticas. Sin embargo, estas barriadas sociales mejorarán notablemente, en cantidad y calidad, la dramática situación del habitat más modesto de la ciudad.

Al otro lado del río, Triana mantuvo un caserío de viviendas sencillas y de corrales. El Barrio de Los Remedios, proyectado inicialmente como un conjunto de viviendas unifamiliares de dos o tres plantas con patios-jardín posterior, se reordenará pasando a ser edificable con casas de altura cada vez más elevada y más compactas, sin que se modifique ni el trazado ni el ancho de sus calles, dando lugar a una ocupación del suelo abusiva, fruto de la especulación. El alto nivel de vida de sus habitantes hará nacer en él el principal subcentro urbano de la Ciudad, donde proliferan los comercios, sucursales bancarias y oficinas comerciales.

One Response to De la posguerra a los años 50

  1. antonio b.pérez dice:

    Viví absolutamente la transformación de los Remedios, pues mi familia se fue a vivir allí en 1955 o 1956.La calle Asunción llegaba hasta la altura del Bar Bugarin, y Lujan no existía. Tampoco el puente de los Remedios. El barrio era absolutamente nuestro, pues cadas día íbamos a jugar al “campito” que quisiéramos. Entoences los autobuses que iban de hora en hora,eran de la empresa Damián Millán. Desgracidamente junto al puente existía la barriada Laffite, que era de chabolas.El Colegio que primero se instaló fue la Academia que estaba en calle Arcos; posteriormente en calleen Enriqueta Delicado se instalaron los Padres Blancos de los _Sagrados Corazones, y la Iglesia de los Remedios se empezó a construir en los años finanles de los cnicuenta y primeros de ios sesenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s